• Sin categoría
  • 1

El ajedrez y los niños

El ajedrez es un juego de estrategia que desarrolla la paciencia y la perseverancia. Incrementa la atención y la autoestima. Este juego requiere de ejercicio, desarrollo mental y tiene carácter formativo. Crea vínculos con personas de diferentes culturas y generaciones al ser indispensable interactuar con los demás y conciliar su punto de vista con el del otro; ayudando al niño a atenuar y superar su egocentrismo característico. Como cualquier otro juego es una actividad competitiva que favorece el desarrollo de la capacidad de lucha en la vida. Frente al tablero, es el niño el que toma las decisiones fortaleciendo su carácter porque aprenden a responsabilizarse por sus decisiones. Hace que los niños aprendan a pensar organizadamente favoreciendo la capacidad de prever situaciones aprendiendo a pensar antes de actuar. La regla “pieza tocada es pieza movida” implica que la decisión es irrevocable y por lo tanto antes de tocar una pieza debe haber meditado con anterioridad. Motivan la lucha por superarse y resolver sus problemas. Ejercita la memoria y la concentración, al identificar y clasificar la información del entorno que favorece la construcción de modelos, lo cual permite un rápido aprendizaje de conocimientos adquiridos estableciendo relaciones de causa-efecto, elaborando sus propias conclusiones y trabajando para el logro de objetivos personales. Favorece la creatividad que es la base para que en el futuro la utilicen en la solución de problemas académicos y de su vida cotidiana.

You may also like...

1 Response

  1. Pedro dice:

    Interesante la noticia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*